lunes, 12 de noviembre de 2007

Evocaciones Indígenas - Por Manuel Cantillano Flores TATANEL



EVOCACIONES INDIGENAS
(Manuel Cantillano Flores/”TATANEL”)


Queridos Romeriantes que nos visitas, Feligreses, Devotos; descendientes de la Cofradía Indígena Virgen de Hato, Pueblos Indígenas del Pacifico, Norte y Centro de Nicaragua y de las Comunidades Étnicas de la Costa Atlántica.

“Somos los indios tercos y rebeldes, Hombres y Mujeres; Niños, Jóvenes y Ancianos que con la fuerza de nuestros ancestros decimos aquí estamos presente, porque somos invisibles, bajo el manto sagrado de nuestra Madre Santísima, la Concepción Virgen de Hato”.


La existencia del Pueblo Indígena de El Viejo, corresponde al territorio de Tezoatega, donde el 2 de Enero de 1528, el Cacique Agateyte recibió al Cronista español Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdez, y por mandato de las bulas papales se conocen como la “COFRADÍA INDÍGENA VIRGEN DE HATO”. Nuestro pueblo indígena ha existido, con evidencias en los territorios de Occidente, con un gran vestigios precolombino y donde siempre se ha rescatado la historia que se trasmite oralmente entre los descendiente Náhuatl-Chorotega, perteneciente a las tribus Nangrandano/Darianes que poblaron el territorios nacional desde el Golfo de Chorotega, las Segovias, parte de la región Central de Nicaragua hasta el territorio Nicoya (Guanacaste-Costa Rica). Desgraciadamente la historia escrita comienza con la conquista española, independientemente sufrimos el avasallamientos y destrucción de nuestra identidades siendo Nicaragua el centro expedicionarios de los españoles para la conquista del sur del continente americano. Siempre hemos mantenidos nuestros principios milenarios de complementariedad, reciprocidad, dualidad y el sagrado derecho al territorio, a la madre naturaleza, la autonomía y libre determinación de los pueblos indígenas y comunidades étnicas. El Pueblo Indígena EN EL MUNICIPIO DE EL VIEJO, ha sostenido su forma ancestral logrando preservar sus tradiciones: organizativas, culturales, sociales y productivas; estableciendo una sinergia institucional con la autoridades del municipio desde 1868 año de fundación.

Ayer, en 1523, en los territorios indígenas, fueron colonizadas, cuando el Capitán Gil González Dávila decretó que todas estas tierras eran del Rey de España y que en su nombre ejercía el control. Ayer, en 1835 con la erupción del volcán Cosiguina, nos despojaron de nuestras tierras. Ayer, la Ley Agraria del 17 de mayo de 1877, nos confisca completamente, y nuestros Tatarabuelos, Bisabuelos y Abuelos, mantuvieron sus identidad, madurez, siguiendo el ejemplo del Cacique Agateyte, de recorrer por los caminos, trabajar con dignidad, de recuperar, el legado más sagrado que es la madre tierra, se exigieron y compraron de nuevos en Doscientos Pesos fuertes.

Ayer, siguieron reduciendo las 17 caballerías (Una Caballería correspondía a la distancia que andaba un Caballo Español de dìas y de noches...hasta que este se cansará, siguiendo sucesivamente el otro. . .

Ayer, el 16 de febrero de 1906, aún nos reducen con otra ley Agraria. Ayer, la Ley Agraria del 22 de febrero de 1917, nos afecta aún más. . . Ayer la Ley Agraria de 1963 que ordena cooperativizar nuestras tierras. . . además la Ley Decreto número 782 del 19 de Julio de 1981 que las afectaba por ociosas.

En el siglo XIX y XX, la colonización se hizo a través de la Reforma Agraria que reparte nuestras tierras a personas extrañas al Pueblo Indígena de El Viejo, a través de los juzgados que legalizan el despojo de nuestras tierras mediante Títulos Supletorios, Declaratorias redominio por Prescripción, Ventas Forzadas y otros medios legales que violentan nuestros derechos, además el Estado de Nicaragua que otorgó Títulos Agrarios sobre nuestras tierras.

La herencia ancestral, es un derecho que nos compete, hemos soportado vejámenes, humillaciones y la destrucción de la cultura y cosmogonía de los pueblos originarios.
Queremos expresar que el Pueblo Indígena de la Ciudad de El Viejo, es una organización ancestral y donde aún esas familias indígenas expresan una muy emotiva oración en pos de la vida, amparado en lo más sagrado de nuestro principio cristiano, teniendo de benefactora a la imagen de la Virgen de Hato.
La Casta Indígena de El Viejo, continua su tradición y sus luchas históricas, donde tuvieron como fruto el reconocimiento de nuestros derechos fundamentales como pueblos indígenas, desde la Constitución Política del 12 de Noviembre de 1838 (Creación del Estado Libre de Nicaragua), hasta el 9 de Enero 1987 y sus Reformas a la Constitución de 1990, 1995, 2000, 2003, 2005, al reconocer las aspiraciones de cada pueblo al asumir el control de sus propias organizaciones, formas de vida, desarrollo económico, manteniendo su identidad e ideosincracia, dentro del marco jurídico, además en la formación del municipio, donde se mantiene vínculo con la municipalidad y las leyes indígena de 1904, 1912, 1914, 1918, 1935, 1987, también la Ley 40/261, Ley de municipios y sus reformas reflejan la armonía y el respeto hacia los Pueblos indígenas, donde el sistemas de Derechos Indígenas, ha predominado independientemente. Hemos concebido que nuestro derecho emana de un sistema jurisdiccional y no constituye solamente un conjunto de normas regulatorias de usos y costumbres, a pesar que nos ha costados sudor, sangre y lucha tenaz y donde los valores y tradiciones han prevalecido.

Las 17 Caballerías comprada al Rey Fernando VII y en el reducto de la Casa Hacienda corresponde al lugar más sagrado de los Nangrandanos-Chorotega, nos sentimos digno usufructuario de la identidad autóctona que nos heredaron nuestros ancestros, mantuvieron la unidad y la tolerancia, soportando las barbarie, donde los recursos naturales fueron saqueados, las tierras usurpadas, nuestra cultura pisoteada, nuestras costumbres han sido prohibidas, nuestras familias han sido desarraigadas y nuestra existencia han sido invisibilizada. Somos los descendientes de Diriangen, de Nicarao, Tenderí, Yaguaré, de Adiact, Nangrandanos, Agateyte y Tezoatega y de los 18 Caciques que fueron crucificados en “Aperreamiento”, en León Viejo, además lapidaron brutalmente al Protector de indios, Fray Antonio Valdivieso en 1550, obispo electo a petición del Majestad, el Rey Carlos V; además nuestro aborígenes siendo esclavos, salían por el Puerto de el Realejo y eran trasladados al Sur del Continente Americano.

Como pueblos originarios, reafirmamos el vínculos con la madre tierra, de los territorios ancestrales Náhuatl-Chorotegas, siendo la base de nuestra existencia, donde tenemos una relación especial, espiritual y material con nuestras tierras y territorios, los cuales están íntimamente unidas a nuestra supervivencia, a la preservación y desarrollo de nuestros conocimientos y nuestra culturas, a la conservación y usos sostenibles de la biodiversidad y al manejos de los ecosistemas. La Cosmovisión indígenas de los náhuatl, radican su saber, en sus evidencias, en sus oralidad, en el conjuntos de normas, basadas en las costumbres de los pueblos y comunidades indígenas. Sus normas morales y materiales, administradas por más de 515 años, nos han permitido conservar las tierras y sus territorios, sus cosmovisión y conciencia indígenas, independientemente de los vasallos y atropellos de los colonizadores de la metrópolis Europea.

Estamos orgulloso de ser descendientes de los Náhuatl-Chorotegas, heredero del Canónigo Padre Remigio Salazar, quien nos inculcó la veneración hacia la Virgen de Hato, del Canónigo, Padre Indio Tomás Ruiz, prócer Centroamericano, quien pegó el primer grito libertario de Independencia de Centroamérica, en 1805, en la Ciudad de El Viejo, siendo un ejemplo de lealtad hacia nuestros indígenas.

Nuestro Derecho Indígena ha prevalecido en la historia y próximamente, tendremos que rescatar y sistematizar el legado histórico, partiendo de la defensa de las tierras, sus territorios y a las reivindicaciones sociales, en la promoción de nuestros derechos ancestrales, conservando nuestros lugares sagrados, donde se ha mantenido la apropiación y pertinencia de la cosmovisión y las místicas del pensamiento espiritual y filosóficos de los pueblos indígenas. El Viejo tiene sus leyendas reales y objetivas y no hay que destruirlas.

El Patrimonio de la Cofradía Indígena, de la Comunidad Indígena, del Pueblo Indígena, es de la FAMILIAS INDÍGENAS, que vivieron en el territorio de Nicaragua, ante de la invasión europea, la que sobrevivieron la conquista, la que compraron las 17 Caballerías, según Titulo Real, otorgado por FERNANDO VII. Nuestra tierras confiscadas por los gobernadores de Turno, la expropiación de los Gobierno Conservadores del Siglo XIX, y del Gobierno Liberal de José Santo Zelaya, QUEDANDO CLARO QUE NUESTRO INDÍGENAS JAMÁS VENDIERON SUS TIERRAS… AL CONTRARIO LA DEFENDIERON, CONTINUARON CON LA TRANSMISIÓN DE LOS VALORES SOCIALES Y MORALES IMPREGNADOS EN LOS PUEBLOS INDÍGENAS CHOROTEGAS QUE AMARON, PROTEGIERON Y CUIDARON A LA MADRE TIERRA, MANTENIENDO LA COSMOVISIÓN INDÍGENA CON MAYOR PERTINENCIA, SIENDO BELIGERANTES EN DEFENDER LOS DERECHOS INDIVIDUALES Y COLECTIVOS, SIENDO COHERENTE CON NUESTRA NORMAS JURÍDICAS ANCESTRALES.


Como descendiente de las Familias Cantillano Flores, el legado de “Tata-Estanislao”, sus virtudes y habilidades aprendidas de la Escuela Leonesa de la época, es el mejor ejemplo de entrega y devoción a Dios, fue Sacristán en la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Maria, lo que le permitió el llamado divino de ser el artífice de la preciosa imagen de la Virgen de Hato. Queridos Indígenas, Queridos Viejanos, un llamado de UNIDAD y REFLEXION respetémonos, seamos tolerantes por el ejemplo de nuestros antepasados y mantengamos en alto el sagrado más dotado de hermosura del Pueblo Indígena de El Viejo, como es la tradición a nuestra Madre Santísima, la Concepción Virgen de Hato.


Somos Nativos libres, porque todavía existimos…
Somos Nativos libres, porque conocimos al Sistema que nos oprime…
Somos Nativos libres, porque hoy nos hemos Reencontrados…
Somos Nativos libres, porque hoy estamos unidos…
Somos Nativos libres, porque no volveremos a dividirnos…
Somos Nativos libres, porque hoy y mañana estaremos unidos los CHOROTEGAS, LOS XIU, LOS CACAOPERAS, LOS NAHOAS Y LAS COMUNIDADES ÉTNICAS DE LA COSTA ATLÁNTICA,
Somos Nativos libres, porque la historia nos ha dado la razón…
Somos Nativos libres, porque nunca más volverá la opresión…

SOMOS LIBRES PORQUE SOMOS INVISIBLES… ABRIGADO BAJO EL MANTO DE NUESTRA IMAGEN PROTECTORA INDÍGENA LA VIRGEN DE HATO…

Publicar un comentario en la entrada